Una sección de El Bis

sábado, 14 de mayo de 2022

 

UCRANIA GANA EL FESTIVAL DE EUROVISIÓN

 
Finalmente Ucrania se alzó con la victoria en el Festival de Eurovisión, un certamen algo alejado del formato original donde primaba la canción y fomentar el europeísmo. Las y los veteranos recordarán el cartelón de conexión con la música de fondo. Pero en el siglo XXI el festival se ha convertido en todo un espectáculo donde la canción sólo es el elemento principal entre elementos tales como puesta en escena, coreografías y vestimentas. No es ni mejor ni peor que antaño, simplemente ha evolucionado a la par que el gusto musical y el europeísmo. Del gusto musical se puede discutir y del europeísmo ya somos parte práctica con la Unión Europea y la invasión rusa de Ucrania donde esta última es evidente que ha condicionado el resultado final.
 
La canción ucraniana es una castaña al igual que la del Reino Unido y en condiciones normales posiblemente España hubiera sido la triunfadora. Todo un triunfo teniendo en cuenta las mierdas que han competido en los últimos años en la representación española, culpa de RTVE que ha estado probando distintos sistemas para devolver la audiencia a la retransmisión. Grotescas bufonadas, gallos y canciones fuera de la onda del festival habían condenado al ostracismo la retransmisión y a unas audiencias ridículas. Sin embargo esta edición España eligió, no sin la típica polémica hispana, presentando un tema musical acorde al espíritu festivalero, de intérprete solvente y con tablas bien arropada y la aceptación por el público de toda Europa de la propuesta. Lo de la polémica es de esas polémicas que se dan últimamente sobre cualquier cosa para reivindicar cosas de las minorías tratando de imponerse a las mayorías. En la música también llegaron esos vientos pero creer que llevar una canción reivindicativa o en una de las lenguas cooficiales es modernidad y progresismo sólo demuestra que el progresismo ha degenerado al papanatismo. La canción de Channel era apropiada, festivalera y tontorrona para captar el gusto musical del público. Era una canción redonda que la crítica juzgó también que era tal para un festival eurovisivo. Esperemos que RTVE tome nota y se deje de probaturas en las votaciones para ganar audiencia y que prime el gusto de la misma pero siempre por detrás del jurado técnico...
 
Al final lo que gusta es ganar y el progresismo que se llama tal dejar de ser papanatas con temas donde el progresismo político no viene a cuento, hay temas de sobra para ser progresista y lograr progresos mejores que andar salpicando de polémicas absurdas lo que es ajeno como la elección de la canción representante en Eurovisión. Segunda quedó Reino Unido, una canción trasnochada en estética y un intérprete de trazas más bien ridículas. Sin embargo ganó Ucrania que musicalmente ni siquiera se hubiera clasificado en condiciones normales pero la guerra de Putin y su régimen también afecta a la música que pasa a ser una propaganda más. Es inevitable y esperar que en 2023 se pueda celebrar el festival, porque los tambores de guerra suenan cada vez más cerca. Pero al igual que sucede en todos los ámbitos, la música y el festival también pierden con una guerra en Europa, absurda en el siglo XXI justificada con argumentos del siglo XX.

sábado, 16 de abril de 2022

 

DREAMING OF ME (1981)
 
Cuando un grupo de mozalbetes británicos formaron un grupo de la llamada música electrónica en 1980, nada hacía presagiar que transcurridos los años y los álbumes, Depeche Mode se convertirían en los sumos pontífices del tecno. Porque el resto de sonidos tienen sus reyes, reinas, jefes y princesas, pero el tecno carece de trono y sí de sumos pontífices que eran capaces de hacer entrar en comunión a miles de personas en sus directos y enamorar con su música. Sin embargo, cuando sale al mercado su primer álbum Speak and Spell y su primer sencillo con el tema al que rendimos homenaje hoy y, por supuesto, a Depeche Mode cuyo sonido era molón para la mayoría y un flechazo instantáneo para sus fieles, porque el grupo no tiene fans o seguidores sino fieles creyentes, pues parecían un grupo más de moda efímera...
 
Cuentan las crónicas que el tema de su primer sencillo fue compuesto por Vincent Clarke
que dejaría el grupo en 1981. Tema de curiosidades para frikis, al abandono de su compositor se añade que no fue incluida de primeras en el LP y se da la anécdota de que no se hizo videoclip de la canción. Como canción es el típico producto de la época con teclados omnipresentes, letra más o menos intranscendente y soniquetes y estribillos que se pegan pronto al hipotálamo. Sirve para ver la evolución rápida del grupo desde este tema a los siguientes, incluso cuesta reconocer a Depeche Mode por algunos y algunas que se sorprenden de los inicios tecnopoperos del grupo que no sólo era rentable como producto musical sino que se añadía la mística de sus directos que siguen sorprendiendo en su visionado en la actualidad.
 
Depeche Mode, capaces con su sonido de llevarte al Nirvana musical y que comenzó con una canción más y que evolucionaron a las más saltas cumbres del género. Cuarenta años han pasado desde el lanzamiento de la canción y sigue tan fresca y tan intrascendente como pegadiza por entonces. Para quienes no la conocen será una grata sorpresa y para fieles del grupo siempre ocupa un lugar espacial en el corazoncito musical; está bien escrito, es una experiencia espacial porque es un viaje en el espacio-tiempo a los inicios de un grupo y un sonido que aún buscaba su hueco entre lo escuchado hasta entonces. Ya os comenté que no hay vídeo de la canción y abundan en Internet montajes con la canción aunque me he decantado por un vídeo con letra que aumenta la inmersión de escuchar la canción como si se escuchara por la radio en 1981 y conserva la magia de llamar tu atención y gustarte el sonido amén de sentir curiosidad por el grupo...
Únicos en su género.
 
 

sábado, 19 de marzo de 2022

 

RASPUTIN (1978)
 
Rusia está trágicamente de actualidad por su invasión a gran escala en Ucrania y es buen momento para hablar, no de Putin sino del célebre monje ruso Gregorio Jefimovich, más conocido como Rasputín, que es como ha pasado a la Historia de Rusia, y a la vez rendir homenaje a uno de los grupos míticos del género de música disco y cuyo recuerdo perdura pese al tiempo transcurrido. Corría el año 1978 cuando se lanza el LP `Nightflight´ que incluía el tema de hoy, también lanzado en single...
 
La canción inmediatamente se colocó en los primeros puestos
de la radio fórmula, destacando su éxito en Alemania, Austria y Reino Unido. Para el orbe hispano era una de esas canciones donde no se entendía ni papa de la letra y sí el estribillo sin olvidar la magia y fascinación que despertaban sus actuaciones televisivas donde una España en plena Transición aún veía con ojos desorbitados la sensualidad y estética del grupo que despertaba pasiones tanto entre machos alfa como damiselas. La letra habla de la conocida historia del libertino monje ruso y contiene todos los ingredientes característicos del género con aceleraciones y fondo orquestal donde predominaban por encima de ambos, pero en perfecta armonía sonora, ritmos secuenciados sin faltar dar las palmas, cosa ésta que encandilaba en las discotecas de la época donde se trataba de imitar los pasos de coreografía.
 
Así que refrescar la memoria musical con un tema y grupo míticos, tal vez un poco olvidado en ese olvido de la música disco que un buen día quedó eclipsado por los 80´s y sus nuevos sonidos tecnopoperos. La canción es tan fresca como el día de su lanzamiento y sigue sorprendiendo a quienes la oyen por primera vez logrando que terminen moviendo su cuerpo al ritmo de la canción. El vídeo es una buena muestra del oficio del grupo en las tablas, las féminas siguen siendo fascinantes y él inimitable en sus cabriolas. La canción puso de moda, por cierto, a una Rusia que formaba parte de la URSS y ejercía aquella fascinación de ser un mundo aparte y cerrado...

sábado, 26 de febrero de 2022

 

LILI MARLEN (1986)
 
Rusia ha comenzado una nueva guerra en Europa y es buen momento para rendir homenaje a la canción de la tropa desde la II Guerra Mundial, un clásico de los años 30´s del pasado siglo y cuya historia de cómo se compuso en base a la carta de un soldado es conocida a nivel popular. Hoy traemos una afortunada versión en español interpretada además por un grupo mítico en la música del orbe hispano como es Olé Olé e imprescindible en la historia del género tecno pop en Europa. Reúne en suma todos los requisitos para recordar a nuestros hombres y mujeres desplegados en el flanco oriental de la OTAN y que suponen la primera línea de defensa de las democracias ante los ímpetus imperialistas de Putin que en estos instantes bombardea la capital de Ucrania...
 
Olé Olé se crea como grupo en 1982 con Vicky Larraz de intérprete y enseguida caló entre el público cosechando éxitos. Pero el tercer LP gestado en 1985 contó con la presencia al micrófono de una sensual y sexy Marta Sánchez de rubio platino que no hizo olvidar a la Larraz, pero sí que cambió la imagen del grupo. Entre los sencillos extraídos del tercer LP figura esta versión del clásico alemán y contó con apoyo de la discográfica que se aprecia en la calidad del videoclip en comparación con otros de la época en los grupos españoles. Además, Marta Sánchez estuvo cantando para las tropas desplegadas en el Golfo Pérsico a finales de 1990 dentro de las operaciones aliadas en la Guerra del Golfo.
 
Canción eterna que ha pasado a ser símbolo de las tribulaciones de un soldado en la guerra pensando en la retaguardia. Es la misma situación por la que ya están pasando los soldados rusos y ucranianos con la política imperial expansiva del régimen de Putin creando enemigos entre pueblos hermanos. Tal vez escucharla ahora nos despierte un poco porque si la cosa sigue adelante, la canción volverá a estar en boga. Homenaje a un grupo y una solista míticos en la versión de un tema mítico así como homenaje a los soldados de todos los bandos en conflicto que mueren y matan por culpa de los políticos en otra guerra civil europea que esta vez no queda tan lejana a Occidente como otras guerras similares a las que no prestamos atención...
¡Y por favor, que alguien en  Rusia dé un golpe en la mesa de cinco metros y saque al megalómano de Putin de su poltrona, debería estar en una jaula!
 

jueves, 10 de febrero de 2022

 

MIÑA TERRA GALEGA (1984)
 
España es tierra de terruños y todo terruño que se precie tiene su himno oficial, oficioso, pero siempre popular que se cantan en cualquier terruño, de los que escuchas los sones en tierras extranjeras y te pones a cantar, aunque luego se acabe tirándose las birras a la cabeza. El Asturias Patria Querida, himno de borrachos y noctámbulos antaño, que es ahora himno oficial del Principado de Asturias, es tan identificativo como lo son La Puerta de AlcaláMediterráneo del Serrat y la que nos ocupa hoy que ha ganado peso como himno oficioso y que se corea y canturrea en fiestas y festejos de todo el orbe hispano. Tiene todos los ingredientes, empezando por la fusión de la letra con unos acordes ya conocidos y popularizada en el cine como es el mítico Sweet Home Alabama, letra que se pega a las neuronas y que supera el ámbito gallego para ser adoptada como propia en los cuatro puntos cardinales e interpretada y compuesta por un grupo mítico de la música hispana como fue y es Siniestro Total...
 
Dicen las crónicas que el tema iba incluido en el mítico LP de la banda Menos mal que nos queda Portugal donde no llegó a salir publicado en sencillo. El grupo ha conocido diversas vicisitudes como grupo pero se ha mantenido vigente hasta el presente donde el tema ha ganado peso con el tiempo y el grupo forma parte de cualquier fonoteca que se precie de los 80´s. Enmarcados dentro del punk-rock, sus letras siempre ofrecen ingenio, humor y mensaje entre líneas que enseguida captaron la atención del público y de los programas musicales donde sus actuaciones eran parte de la programación.
 
En cuanto la escuchas te sientes parte de la canción y gallego currando de camarero, esa morriña que te pone algo ñoño u ñoña cuando la escuchas lejos del terruño, canción tabernaria en francachelas de vacaciones en Cochabamba o de crucero por el Caribe. Sea cómo sea, logra que sientas Galicia en el alma, identificándote con el protagonista aunque vivas en otra parte. Es también un ejemplo de adaptación de un tema a idioma distinto del original que da lugar a una canción con peso propio y no una adaptación al pie de la letra que suena horrible comparada con el original. Grupo a descubrir por las generaciones digitales, de intensa historia como tal y un tema icónico que se traspasa generación tras generación porque sigue tan fresco y suena tan cojonudamente como en la fecha de su lanzamiento.
 

sábado, 29 de enero de 2022

 

ATAQUE PREVENTIVO DE LA URSS (1982)
 
Hoy rendimos homenaje a un grupo referencia de la historia de la música en el orbe hispano, grupo madrileño surgido en la nebulosa de la movida, referente del estilo punk en español y cuyo mayor éxito es un tema que cobra plena actualidad ahora que tropas rusas se despliegan y la OTAN hace otro tanto a ver si se repliegan. Es una canción que formó parte de la memoria musical de los 80´s y el gran público, ignorante incluso del estilo del grupo, hizo suyo el estribillo de qué hacer ante un ataque preventivo de la URSS, que se cantó y coreó en noches veraniegas de discoteca, saraos y garitos de moda que solían pincharla al final de la velada por cuanto el resto de la música no tenía nada que ver con la movida de Polanski y el Ardor...
 
El grupo se forma en 1981 y cuentan las crónicas que sólo llegaron a publicar un álbum siendo el tema de hoy su mayor éxito. Sin embargo, sí tuvieron una exitosa gira por España y en 1984, ante la indiferencia de la industria, el grupo se disuelve aunque su legado musical es innegable formando parte de la memoria y fonoteca particular de toda una generación. Estética británica, sonido contundente y letras ingeniosas de rabiosa actualidad. Tienen mucho mérito y es de esos grupos de un solo disco que siempre dejan la duda de qué hubiera sido de su carrera musical de haber seguido el grupo unido. Fieles a su estilo y principios musicales, dejaron una pequeña joyita para la posteridad.
 
Canción que se instala en el hipotálamo merced al estribillo y llega un momento que te contagia del ritmo logrando que entren ganas de ponerte a brincar al son de la música. Escuchada tres veces seguidas, y en estado de pedete lúcido, a la cuarta os pondréis a cantar a pelo haciendo los coros a la canción. A descubrir para la inmensa mayoría de las generaciones digitales y derramar lagrimas de nostalgia a quienes vivieron la Era. Es, además, como toda buena canción de hazañas bélicas, eterna en su espíritu como lo son Lily MarlenThe End y demás ejemplos de música bélica, al menos así han pasado a la memoria y, aunque sin tanta difusión, Polanski y el Ardor nos hicieron disfrutar pese a la amenaza soviética y la Guerra Fría...
Ideal para estos días de tambores de guerra.
 

martes, 18 de enero de 2022

 

BOURBON (1988)
 
Hay canciones que trascienden su época y su estilo y tribu urbana para convertirse en clásicos de la fonoteca particular de cada uno y cada una. Es el caso del tema al que rendimos homenaje y que más de tres décadas después de su lanzamiento sigue plenamente vigente tanto en sonido como en letra, porque el rock no es ñoño pero las mejores baladas y canciones de desamor, al menos un buen puñado de ellas, nacen de bandas y grupos de rock. Y es que puede que haya quien ponga baladas dulzonas y de letras románticas para enjuagar las lágrimas por el amor que se fue o que no cuajó, pero los machos alfa se van a la barra del garito habitual y le pide al camarero un buen wiskorro mientras se lamenta de que tras las tetas de su chica sólo había ambición...
 
Dinamita pa los pollos, grupo vizcaíno, nace en 1986 y tendría singladura hasta entrado 1992, pero no dejaron a nadie indiferente desde su primer disco y cuando en 1988 editan un pequeño, literalmente hablando, álbum con una canción que se convertiría en mítica y que no puede faltar en toda fonoteca de los 80´s que se precie. Letra pegadiza y contando una historia con sonido rock y coros reconocibles en temas anglosajones y que sonaban igual de hipnóticos en español. Y es que el tema se queda grabado en las neuronas y no importa cuál sea tu tribu musical, si es que no has caído en el chunga chunga de ritmos clónicos, voces distorsionadas y letras tan románticas como un burdel filipino. La canción no deja indiferente y en algún momento de la vida te acuerdas de su letra o la oyes de improviso en una emisora y es cuando su encanto te atrapa porque te sientes protagonista.
 
Grupo a descubrir por las generaciones digitales y de imborrable recuerdo para quienes vivieron su lanzamiento. Ya digo que sigue tan fresca como en 1988 logrando ser atemporal en su estilo y arreglos, encuadrados en su género, pero que supusieron elevar el listón en el orbe hispano a la hora de adaptar ritmos estadounidenses que llevaban décadas triunfando. Así que si os deja la chica, si la chica resulta que os la pegó, que la chica sencillamente te dejó para salir con su jefe en el curro u bien te deja por alguien con más dinero, vete a tu abrevadero habitual y pide una copa de bourbon mientras suena Dinamita pa los pollos y le das la turra al camaretas hasta la hora de cierre contando tus miserias sentimentales...
Imprescindible en la banda sonora particular de la vida de todo macho alfa, pero sin ñoñeces, que conste.
 
 
 

jueves, 16 de diciembre de 2021

 

Radio Topolino Orquesta
 
Hoy quiero rendir tributo y homenaje a un grupo injustamente olvidado cuando se habla de los 80´s y sus movidas musicales. Al amparo de tribus urbanas y sonidos tecnopoperos surge una orquesta que daría que escuchar hasta bien entrada la primera mitad de los 90´s. Orquesta con mayúsculas y espectacular producción de sonido que recuperó canciones y ritmos de los 40`s y los 50´s. Baste decir que, cuentan las crónicas, de 1981 a 1994 lanzaron al mercado seis LP´s y que entre 1981 y 1982 sacaron seis sencillos. Lo de los sencillos no se entiende por las generaciones digitales que ni se imaginan los tiempos analógicos cuando de un LP se sacaban sencillos que el público consumía. Pero Radio Topolino Orquesta era un homenaje a la música de toda una época y logró que adultos y juventud se engancharan a su movida...
 
Es cierto que la orquesta era popular gracias a la radio fórmula y sobre todo la televisión, era posible por entonces escuchar ritmos distintos y distintos géneros en boga, hoy no sería posible ante el preocupante y alienante gusto musical en boga en este presente pandémico. La orquesta liderada por Manuel Gas y Kin Laria supuso que mucha juventud ignorante de que existían otros ritmos se moviera con sus canciones a ritmo de swing, ritmos que sonaban a imágenes en blanco y negro en EEUU pero letras en español, letras que pusieron en boga de nuevo y ocuparon un lugar propio en la fonoteca hispana de los 80´s. Eclipsados por otras movidas, opción secundaria y terciaria a la hora de gastar en discos, por alguna razón siempre logaba colarse en la fonoteca doméstica un disco de la fabulosa Radio Topolino Orquesta.
 
Pincho una canción representativa como la mítica Rascayú y si nunca tuvisteis el placer de escuchar un tema de la Radio Topolino Orquesta y a un mínimo de sensibilidad musical, sin importar cuál sea vuestra movida ídem, os enganchará su interpretación. Es posible que si sois del reguetón y similares mierdas os provoque severos cuadros de ansiedad escuchar música de la era analógica, claro que la música digital actual no deja de ser anal aunque sin lógica de ritmos, siempre los mismos programados, voces corregidas en estudio y letras dignas de corrido mexicano en burdel filipino para el gremio de los marineros, menos mal que siempre nos quedará la Radio Topolino Orquesta...
A descubrir.
 

martes, 5 de octubre de 2021

 

VINO GRIEGO (1974)

 

Homenaje a las Islas Canarias, de triste actualidad por la erupción volcánica en la isla de La Palma y nada mejor que un hijo de la tierra y embajador canario y español que ha cosechado triunfos y popularidad en todo el orbe hispano y aledaños. Se trata además de un jornalero de la música que, como un volcán, se instaló en el cariño y la popularidad del público pese a que hay toda una generación traumatizada desde la infancia cuando las madres agotaban los discos de José Vélez. Porque un buen día entró en los hogares por la pequeña pantalla de la mano del José Mª Iñigo siendo un fenómeno de ventas según cuentan las crónicas...

 

Presencia elegante y a la vez atractiva, un atractivo que por alguna razón no despertaba celos de los machos alfas y que enamoraba a las parientas. Con porte y percha de galán de una belleza exótica y buena voz que sabía interpretar los temas tanto con la voz como con el lenguaje corporal. Cosecharía éxito y popularidad llegando a representar a España en Eurovisión e igual de popular por tierras americanas. Habitual en televisión desde 1975, sus canciones forman parte de la memoria musical de la segunda mitad de los 70´s cuando sorprendió con su talento al gran público.

 

Tampoco tiene desperdicio el vídeo, totalmente de la época y que anunciaba la era del videoclip clásico donde se contaba una historia visual más o menos acorde a la canción. Son temas que no envejecen si bien están constreñidos en un estilo musical que ahora ya no se estila, pero es un artista a descubrir y sus temas, como éste de Vino griego, permanecen actuales como actual es siempre el amor. Porque José Vélez era un cantante romántico, un interprete con talento y contagiaba optimismo con su sonrisa y su piel morena del sol canario...
A descubrir y recordar.
 

viernes, 3 de septiembre de 2021

 

GRACIAS POR LA MÚSICA (1980)

 

Se habla estos días, con gran promoción, del proyecto de resucitar musicalmente el mítico grupo sueco ABBA en base a tecnología digital. He visto algunas imágenes y la verdad es que se nota la imagen sintética, pero es una buena excusa para tratar y rendir homenaje a uno de los productos más exitosos en el orbe hispano del cuarteto nórdico. Lanzado en 1980, era un LP con estética de transición de los 70´s a los 80´s con los monos que tan en moda se pusieron aquella temporada. En 1979 ya habían dado el bombazo en español con la ñoña Chiquitita. Aunque el grupoo ya era un fenómeno musical, este LP supuso que se afianzaran en el mercado hispano, donde cuentan las crónicas que triunfaron con el disco en México y Argentina, sin menoscabo del resto del continente.

 

Pero hay toda una generación que era infancia en 1980 que crecieron traumatizados tras dosis intensivas de escuchar a ABBA en español, era un disco que compraban las madres y que los padres grababan a cassete, con lo cual el tormento auditivo se extendía en los desplazamientos en automóvil. Es curioso que el LP contiene el Chiquitita de marras y era el principal gancho comercial pese a que ya se tenía el sencillo. Son correctas adaptaciones de sus éxitos en inglés, pero escucharlo de continuo y a tierna edad, es como el Tratamiento Ludoviko con ataques de ansiedad y aerofagia compulsiva. Es un producto marca de la época, tanto en lanzamiento y promoción como en estética de las vestimentas. Es cierto que ABBA en español suenan un poco a falsete, como si aprendieran a pronunciar las letras pero sin aprender ni jota del idioma. La canción del vídeo es representativa del carácter traumático del LP y si los escuchas la primera vez entra bien, pero empiezas a sentir malestar, como náuseas si no eres de sangre ñoña. Informes sin confirmar, afirman que en la URSS se administraban dosis sonoras intensivas del LP combinado con Haloperidol a los disidentes soviéticos...
Imprescindible en cualquier fonoteca de la época que se precie de tal.
 
 

jueves, 12 de agosto de 2021

 

20 ÉXITOS DE ORO DEL DÚO DINÁMICO (1980)

 

Los ritmos tecnopoperos reinaban en la nueva década y entre efluvios de movida y radio fórmula salían al mercado discos recopilatorios de grupos ya de antaño aunque sólo fueran de ayer. Y si hubo un grupo que junto con recopilatorios de los Beatles era producto rentable, sin duda figura este LP lanzado en 1980 y que era un recopilatorio del eterno Dúo Dinámico integrado por Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, auténticos jornaleros de la industria discográfica y ejemplo de que en el orbe hispano podían hacerse temas con sonidos más propios de aquella del orbe anglosajón...

 

Populares desde el estreno de la película Botón de ancla de 1961, el nombre artístico ya era vanguardista y los arreglos orquestales son sencillamente magníficos en sus temas con una cuidada producción de los mismos que colocaban al sonido del dúo en pedestal propio. La canción que os pongo es, para mí, una de las mejores y una de las más eternas de todas. La letra, contando una historia, los arreglos orquestales que crean un ambiente sonoro que te encandila a poco que tengas sensibilidad musical y, en definitiva, un sonido propio que forma parte de la música hispana y que sigue sonando vanguardista, no importa tu tribu musical y que no conozcas nada de su discografía porque cuando los escuchas por primera vez su sonido se queda grabado y en algún momento de la vida al menos, seguro que el Dúo Dinámico tiene una canción que te acompañe.

 

Y aunque 1970, lanzamiento de la canción incluida en el recopilatorio, quedaba en la prehistoria para la muchachada tecnopopera y resto de tribus musicales, siempre había una madre que adquiría el recopilatorio que pasaba a formar parte de la fonoteca hogareña. Ganan con los años y su música, su sonido y sus letras siguen vigentes, más ahora que todo son distorsiones de voz para anular los múltiples gallos, desafines y voz con tabaquismo. El legado del Dúo Dinámico trasciende el mismo en la versión de productores de sus integrantes, pero sus canciones son historia de la música por sí mismas...
Y el sonido a mí me chifla, pero sin ser ñoño, que conste.
 

jueves, 29 de julio de 2021

 

I WON´T LET YOU DOWN (1981)

 

Hay canciones atemporales pese a que son mascarón de su Era, es el caso de la canción del grupo británico PhD, sonido ochentero pleno con soniquete de sintetizador que se graba a fuego en el hipotálamo pese a que hablamos de 1981. Jim Diamond como vocalista, Tony Hymas a los teclados y Simon Philips a la batería, dotan a la canción de una magia sonora que sigue sorprendiendo y enganchando si se escucha por primera vez. Lo del soniquete no es coña marinera, es la típica canción que nunca recuerdas pero en cuanto oyes el comienzo te engancha una y otra vez...

 

Y aunque la canción ya suena bien por sí misma, es con el videoclip que alcanza rango de mítica en su estilo. Factura cinematográfica en cuanto a la historia que cuenta y cómo la cuenta, que ocupa también un lugar en el pedestal de los videoclips, cuando el cine era el referente tanto técnica como en montaje. Un estilo de videoclip que puede darse por desaparecido hoy en día salvo alguna excepción. Engancha la canción y engancha el vídeoclip pese a que el resto de sus discografía es bastante desconocida en la actualidad. Una canción que sigue fresca, vigente y con el encanto de los tiempos en que el videoclip alcanzaba forma y parte propia a la hora de lanzar un disco.
A descubrir si no la conoces.

sábado, 17 de julio de 2021

 

SMOOTH OPERATOR (1984)

 
Muchos y muchas, cuando se les pregunta por Sade, siguen recordando a la cantante Sade Adu y sus canciones, pero Sade, como tal, era un grupo británico compuesto además por Stuart Colin, Paul Spencer y Andrew Hale aunque la imagen icónica sea la belleza de la cantante. Llegaron a vender más de cincuenta millones de discos en todo el mundo, recordemos que había dos mundos y nos referimos al occidental. Su primer LP fue todo un éxito y la canción de hoy sigue sonando en la radio fórmula de temas de la Era...
 
Sonido genuino, historias con las que nos identificamos y una elegancia en el escenario donde Sade Adu brillaba eclipsando al resto de la banda si bien su sonido es sencillamente magnífico. Sus canciones se hicieron un hueco incluso en el orbe hispano pese a la dificultad con el inglés de EGB que se estilaba entonces. Es un sonido y unas canciones que suenan tan frescas como en el momento de su lanzamiento, casi atemporal el sonido a la vez que inconfundible. Cuentan las crónicas que en los 90´s Sade Adu, de madre británica y padre nigeriano, priorizó su vida privada a la musical, pero forma parte del recuerdo perenne de quienes disfrutaron de su lanzamiento y posterior singladura musical, a la vez que sigue hechizando a quienes la descubren por primera vez.
 
La canción es un clásico y quizás el resto de la discografía va cayendo injustamente en el olvido. La elegancia y el dominio del escenario son marca de la casa y el virtuosismo en sonido, arreglos y cuidada producción. Eran además una banda que en directo no defraudaban y su música gana con el tiempo aunque pase para los demás. Es un grupo clásico de los 80´s a descubrir por la nuevas generaciones y soplo de aire fresco ante la auténtica bazofia musical con arreglos de estudio y distorsión de voces para arreglar los gallos y las aspiraciones de aire, escuchar a Sade puede resultar relajante, motivante y todo un delicioso placer para el oído...
Sade, un grupo pero donde siempre se recuerda a Sade Adu.
 
 
 
 
 
 

 

viernes, 4 de junio de 2021

 

DANCING WITH TEARS IN MY EYES (1984)

 

Aunque hoy sea un grupo un tanto relegado al olvido, en 1984 Ultravox era uno de los grupos representantes de la New Wave, Nueva Ola para el orbe hispano, que remontaba sus orígenes a más de diez años antes en 1973 cuando se forma. Este tema sería su segundo sencillo de su séptimo LP y enseguida se hizo habitual de las listas en cantidad de países. Sonido inconfundible dentro del género y arreglos de teclado que se incrustan en el hipotálamo. Ya tenían su legión de fans pero con este tema lograron atraer a nuevos parroquianos y parroquianas cuyos acordes formarían parte de la memoria musical de toda una generación y que escuchada hoy lleva a los 80´s casi por instinto a generaciones posteriores y que les engancha como entonces si la escuchan por primera vez...

 

 

Me gusta poner el vídeo de la canción de turno con subtítulos en español aunque no se trate
del videclip original, pero en esta ocasión es mejor el vídeo oficial porque es un exponente de los videoclips de la época clásica de los mismos, cuando se buscaba contar una historia en imágenes acorde a la letra. Los videoclips británicos eran sin duda de lo mejor de entonces ya que lograban un aire cinematográfico de los mismos que el resto de países y productoras musicales trataban de imitar o cuando menos estar a la altura, sirva de reliquia en estos tiempos de voces distorsionadas y coreografías de bolera un viernes noche con varias copas de más en lupanares y garitos de mala nota con chicas ligeras de ropa.

 

 

Si no la conoces no podrás sacudirla de tus neuronas en varias horas y te hará escucharla de nuevo sin poder resistirte. Sigue tan fresca de sonido como en su época y es una buena excusa para descubrir la discografía de un grupo que es leyenda en su género. Y si ya la conoces no hará falta decir que te lleva a los recuerdos que afloran ante determinadas canciones. Sirva pues de homenaje y recuerdo a un grupo que sigue siendo querido y recordado, que ser romántico no implica ser ñoño u ñoña, que conste.

 

 

jueves, 8 de abril de 2021

 

THE LADY IN RED (1986)

 

Hay dos motivos fundamentales para recordar el año de 1986, uno por el accidente nuclear de Chernóbil que agrietó de forma definitiva el sistema soviético y el otro porque fue el año del lanzamiento de, posiblemente, la más redonda balada romántica de los 80´s. Es cierto que estaban Scorpions y sus baladas, pero la romanticona y que toca la fibra sensible de hasta el más duro de los machos alfa sin duda es Chis de Burg y su dama de rojo quien se lleva la gloria de permanecer atemporal...

 

La canción es un producto redondo de magníficos arreglos,

letra que dice algo y la armonía de la voz con los sonidos tecno en los coros. El tema resultó un éxito en todo el mundo capitalista y en el orbe hispano, aunque no se dominaba la comprensión del inglés, caló también porque la canción, el sonido y el ambiente romántico sin caer en la ñoñez provocaba que se dedujera de qué iba la letra. Chris de Burg vocaliza de una forma en que cualquier tímpano con conocimientos de inglés de EGB y prestando un poco de atención se lograra comprender trozos de la letra. Ya digo que no es ñoña aunque a priori tenía todas las papeletas para serlo pero cualquiera que en un momento de su vida haya quedado prendado de una damisela no podrá evitar evocarla, o evocarlas, cada vez que la escucha.
 
Es una canción que no debe faltar en cualquier fonoteca de los 80´s y de esas canciones donde nadie recuerda ya el resto del LP y apenas se vislumbra en la memoria quién era el intérprete pero siempre recordadas en cuanto escuchas sus primeros compases que es la canción de la dama de rojo. Si nunca se ha escuchado produce un festival de emociones que te engancha aunque lo tuyo sea el rock duro, el tecno o la mierda de voces distorsionadas en estudio y ritmos iguales con letras que son un insulto a la inteligencia musical. Se la dedicó y compuso pensando en su mujer pero habla de la mujer que te deja en un estado de gilipollez transitoria que puede durar toda la vida.
Imprescindible.