Suplemento televisivo cutre

martes, 6 de abril de 2021

 

Rocío Carrasco sigue viva y cuenta su verdad

 

La cosa prometía desde que se anunció que Roció Carrasco iba a romper su silencio acerca de las vicisitudes de su matrimonio y posterior ruptura con el inefable Antonio David Flores. Más de dos décadas se mantuvo el silencio mientras el padre de sus hijos vivía de ser su ex-. Pero tras ver las primeras entregas puede decirse que ya nada será igual. Rocío Carrasco se ha sometido a una sesión televisada de narrar su infierno particular y personal. El resultado es un producto televisivo que ya forma parte de la historia de la televisión y será mencionado y analizado amén de recordado junto a otros programas grabados a fuego en la psique de la audiencia.

 

Pero hay que ir por partes y hay que empezar por la protagonista. Si se conoce la historia por haber sido contemporáneos y contemporáneas de la misma, resulta difícil olvidar y no ver reflejada, craso error éste, en la actual Rocío Carrasco a la que fue Rociito, aquella joven chica cuyo rostro seducía a la cámara y eclipsaba al resto, caprichosa con la prensa y portada semana sí y semana también que se desgració casándose con un fulano como era ya entonces el Antonio David. Quienes no vivieron aquella época, la imagen está distorsionada mostrando a una madre que no se habla ni quiere hablar con sus hijos y que ha preferido no mirar para ellos y vive poco menos que con un acaparador de su persona y personalidad...

 

Lo que refleja su testimonio es un desgarrador relato de una relación basada en el amor que ella profesaba a Antonio David y en el plan del mismo para conquistar su corazón primero y preñarla después para garantizar el futuro. Entre medias vemos a una chica que se hizo mujer a base de ultrajes, engaños, mezquindades y control total sobre ella por parte de Antonio David. También se cae el mito del carácter de Rocío Jurado puesto que vivió completamente acojonada por su yerno para que no saltara el escándalo. Por desgracia para Rocío Flores y para la memoria de su madre, los parientes como Amador Mohedano y Rosa Benito son los primeros que ponen en duda su testimonio cuando lo que vemos al escuchar el relato de los hechos es que Antonio David ejercía sobre ellos una influencia en provecho de él, resulta que o bien recuerdan con nitidez o bien no vieron nada. Están dando a Antonio David una ruta de escape para argumentar que Rocío Carrasco miente, que los detalles no son así.

 

Seguimos por Antonio David Flores que tiene pocas opciones de salir airoso por no decir
casi ninguna. Su imagen ha quedado al descubierto y ninguna marca querrá que vista, lleve y luzca sus modelos y complementos. A estas alturas se habrá dado cuenta de que el buen rollito de la cadena con él como colaborador de Sálvame era una encelada desde que se sabía que Rocío Carrasco protagonizaría su testimonio televisado. Ver ahora al Antonio David horas antes de emitirse el primer episodio muestran en toda su crudeza el carácter maltratador con Rocío Carrasco, un maltrato psicológico. Apostamos a que montará un numerito del tipo casi me suicido, única forma de seguir atrapando en sus intereses a Rocío Flores y nos queda la duda de si su actual pareja, que se va para más inri a Supervivientes, cruel encerrona final por parte de la cadena que destila un refinado sadismo con el que era colaborador.

 

Continuamos con las reacciones de los colaboradores y colaboradoras compis de Antonio David en Sálvame. Salvo honrosas excepciones de quienes eran conocedores de los maltratos y argucias del Antonio David, quien más y quien menos colaboró al martirio mediático contra Rocío Carrasco. Se tragaron las mentiras y embustes catalogando y condenando a Rocío Carrasco por mala madre. Jorge Javier abrió la vía de la rectificación y siguieron el resto salvo Kiko Matamoros y su discípulo Rafa Mora. Salen testigos y conocedores de la pareja hasta de debajo de las piedras y merece especial mención la rabanería televisiva de Carlota Corredera, azote desde el primer episodio de las formas y maneras de los Antonio David de este mundo secundada por el Kiko Hernández que de máximo inquisidor de la mala madre que era Rociito ha pasado a ser su más fiel caballero andante defensor de su honra, su castidad, su sacrificio y su sinceridad. Es Kiko Hernández el más patético de todos a la hora de auto inculparse por injustos y haber sido crédulos de un embustero como es Antonio David.

 

Quien más está perdiendo con todo este asunto es Kiko Rivera que ha visto como sus guerras con su madre han pasado a un eclipsado segundo plano. Para amantes y yonkis de la telemierda y las miserias ajenas es un serial fascinante donde hay repercusiones en todos los lados y ámbitos de la sociedad, desde ministra del ramo al más humilde de los proletarios tiene su opinión sobre el asunto. Quedan varios episodios aún por emitir y será difícil mantener la atención pero posiblemente Rocío Carrasco nos sorprenda con nuevos detalles sórdidos de su vida desde que tuvo la desgracia de enamorarse de Antonio David Flores, desaparecido entre los archivadores de su despacho, suponemos, y que ahora lanza pestes y arroja objetos a cualquier intrépido e intrépida Tribulete de la cadena que ose preguntarle algo...

 

 

viernes, 19 de marzo de 2021

 

SOLOS: Se va Marta Peñate con otro que la aguante y entra Bea Retamal y Dani G
(O cómo llevar extensiones sin que provoque tensiones)

 

Mes largo ha durado el periplo de Marta `Peñazo´ Peñate en el contenedor habilitado de apartamento y tres mancebos la acompañaron en el encierro. Primero Noel, tipo con hechuras de galán que poco juego dio a la audiencia que paga por fisgar, salvo incondicionales de Mujeres, hombres y viceversa, un formato que llega a su fin, por cierto. Pero para yonkis del fisgoneo lo mejor de Noel fue que sabía cómo cortar el rollo de la Peñate cuando entraba en bucle. Era un digno oponente a los excesos de Marta y transmitía buen rollito, eso hay que reconocerlo.

 

Tras irse Noel, entró la expareja durante más de una década de Marta Peñate, el pachón del
Léster. Recordemos que estos dos rompieron en La Isla de las Tentaciones; Ahora el Léster va a ser padre con otra pareja y resultó chocante verle entrar y parecía que se presagiaban tormentas. Pero la tormenta sería cuando salió el Léster en la intimidad de pareja, porque su ídem tiene un mosqueo de tres pares de bemoles tras ver como el padre de su hijo en gestación se prodigaba en conversaciones trascendentales y acercamientos corporales, de buen rollito sin fornicio, cierto, pero que a una mujer embarazada no le sentaron nada bien. Sólo el Léster no se enteró de que, sin querer, estaba provocando los celos iracundos de su pareja con su complicidad con Marta. Resultó pesadito sacando una y otra vez el tema de la isla pese a que Marta quería pasar ya del tema y la mayoría de las veces la cosa degeneraba en discusión de matrimonio celebrando sus bodas de oro...

 

La guinda de acompañamiento la puso el petimetre televisivo del inefable Tony Spina, puntilloso de los ropajes, observador con fascinación de su reflejo en el espejo y que se cambia de ropa a lo largo del día más que un actor interpretando todos los papeles de un sainete. Aquí la cosa fue de mimos, arrumacos y cucamonas aunque ignoramos si hubo fornicio porque se acostaban tarde entre efluvios y no era cosa de perder sueño por ver a estos dos. Y es que el formato ha degenerado un poco y la Peñate y sus acompañantes no eran muy dinámicos desde un punto de vista espectador. Es cierto que Marta se ha mostrado menos áspera y bruta que en anteriores ocasiones y formatos e incluso se empatizaba en su forma de afrontar la convivencia con su ex-, pero no despertó el interés de fisgarla salvo por inercia.

 
La pareja sustituta está formada por el Dani G, ilustre desconocido televisivo pero que en la ya citada Isla de las Tentaciones es el que tuvo fornicio con Marta Peñate. Su acompañante de encierro es Bea, aquella mona peluquera que ganó GH 17 y estuvo de pareja sentimental con el pijotero de Rodrigo. Para más guasa y sorna les han colocado mobiliario, vestimentas y pruebas de parvularios, tal vez un irónico guiño a la audiencia ante el comportamiento tardo infantil en ocasiones de Bea y el Dani que se refrenda a cada minuto que están en el contenedor habilitado de apartamento. Hay que ser sinceros y la pareja anterior y ésta no ofrecen más estímulo que no sea el bostezo antesala del aburrimiento. Ella sigue con su risa tonta, el G ni es punto ni es ná y la única pregunta que nos surge tras visionarles un par de días es cuánto pesa el entramado de extensiones de Bea...
¡Igual que sentarse a ver un programa largo de lavadora enfrente del bombo, igual!